Presentado por:

Electrolux

Cómo mantener la casa fresca en el verano

Si no tenés aire acondicionado, existen trucos que pueden ayudarte a mantener tus ambientes frescos

03/02/2020

Excepto que estés a orillas del mar, los días de verano pueden convertir tu casa en un infierno. A medida que sube la temperatura y el sol pega fuerte, cuesta refrescar los ambientes y pareciera que la única solución es recurrir a un aire acondicionado. Pero existen algunos trucos que pueden ayudar en esta tarea, evitando este consumo y manteniendo tu casa fresca a la vez. Conocelos a continuación. 

Bajá las persianas

Suena obvio, pero no muchos lo hacen. Durante las horas de más calor, es preciso cerrar las cortinas y bajar las persianas, para mantener lo más fresco posible el aire en el cuarto. Si tenés toldos, también deberías desplegarlos. Un cálculo estimado indica que esto puede llegar a bajar en 6 grados la temperatura del ambiente.

persona-abriendo-una-persiana

Ventilá

La idea es aprovechar los momentos de mayor frescor: el amanecer y el atardecer. En estas horas dejá las ventanas abiertas y dejá que tu casa se refresque. Si podés generar corrientes abriendo ventanas en diferentes extremos de la casa, mejor aún. Incluso podrías considerar dormir con esta apertura y este fresco (siempre y cuando no haya mosquitos).

cortina-que-fluye

Aprovechá el extractor

Si tenés extractor de cocina, prendelo mientras estás cocinando. Esto enviará el aire caliente hacia fuera. Aunque si podés, lo mejor es que evites el uso del horno y las hornallas. Conviene elegir platos frescos y sin cocción. 

Lo mismo vale para el extractor del baño cuando te estás duchando. Prendelo y eliminá el vapor de inmediato. 

Texturas de verano

La casa también puede vestirse acorde a la temporada. Mantas pesadas, fundas de terciopelo y alfombras de lana, entre otras texturas, deberían guardarse y/o reemplazarse por otras más frescas, como algodón o lino. Esto vale especialmente para la ropa de cama, que es ideal que sea de colores claros y de algodón o seda.

 habitacipn-con-tonos-claros-de-verano

Regá

Si tenés patio, terraza o jardín, cuando empiece a oscurecer procurá regar. No solo por la salud de tus plantas, sino porque así vas a bajar la temperatura del suelo y ayudar a reducir el efecto de “isla de calor” que se genera en espacios urbanos.

mujer-regando-las-plantas

Electrodomésticos, de noche

Tratá de evitar al máximo el uso de electrodomésticos durante el día, ya que son una fuente de calor. El lavarropas, el secarropas, la plancha, el lavavajillas y hasta la TV son emisores de altas temperaturas que pueden influir en el calor de tu casa. 

El ventilador, tu aliado

Recurrir a un clásico ventilador es un buen truco. Pero además podés convertirlo en un aire acondicionado casero: solo tenés que ubicar por delante un bowl con unos hielos y sal gruesa.


ventilador-cerca-de-la-ventana

Recurrí a las plantas

Ubicar plantas de interior es otra forma de refrescar tu casa. Aquellas de hojas verdes de gran tamaño, que además están muy de moda, son perfectas para esta tarea.

salon-con-estilo-rustico-y-plantas

¿Este artículo ha sido útil para usted? No
Publicidad Publicidade Home