Presentado por:

Electrolux

8 Tips de convivencia para quien va a vivir con amigos

Compartir departamento puede ser una solución de vivienda más económica, pero es necesario seguir algunas reglas para que la convivencia no se vuelva un problema.

02/02/2020

Compartir el departamento con amigos puede ser una excelente opción, tanto por la economía como para vivir una nueva experiencia al lado de personas diferentes. Pero siempre existe el riesgo de que las cosas se compliquen. 

Leyenda amigos-hacen-un-brindis-en-casa

Por eso, te compartimos algunos consejos que pueden simplificar la convivencia, para que esta experiencia sea agradable y no termine resintiendo ninguna amistad.

1) Acordá reglas básicas de forma colectiva

Las reglas básicas del departamento deben discutirlas y decidirlas en forma conjunta, para crear un ambiente cooperativo, en el que las cosas fluyan de manera correcta. Eso incluye desde asuntos más complejos, como el pago de cuentas y aportes financieros, hasta temas más simples, como sacar la basura. A la hora de la mudanza es importante tomarse un tiempo para establecer esas normas.

platos-secados-con-pano-rosa

2) Definí las reglas de limpieza del departamento

Incluso si cuentan con la ayuda de una empleada doméstica, es necesario establecer algunas reglas de limpieza. Por ejemplo, si tienen pocas ollas y piezas de vajilla, es importante que cada quien lave sus platos inmediatamente después de usarlos, ya que es desagradable llegar a la cocina con ganas de cocinar algo especial y descubrir que la cacerola que ibas a usar está sucia en la bacha.

platos-se-secan-en-el-escurridor-de-platos

La limpieza del departamento tiene que estar bien definida, para que las cosas no queden sucias y nadie se sienta sobrecargado. Una idea interesante es que cada habitante se responsabilice por un área del departamento por semana. Por ejemplo, si son dos personas, una se hace cargo del baño y la otra de la cocina y el lavadero— además del dormitorio de cada una. Para la limpieza de los cuartos chicos se pueden alternar cada semana y hacerlo juntos.

Detalle-de-bano-con-toalla-enrollada

3) El baño merece atención especial

Más allá de la limpieza, el baño puede ser causa de varias discordias: duchas muy largas, pelos en el receptáculo de la ducha, desorden en la bacha; cosas que parecen chicas pero que pueden volverse incómodas en el día a día.

Si los compañeros de departamento se van a la misma hora al trabajo, por ejemplo, es importante pensar en una especie de turno de la ducha, con tiempo límite para cada uno. Para otros menesteres, es importante que cada uno se responsabilice de sus cosas, desde artículos de higiene personal hasta posible desorden en el baño.

manija-de-puerta-con-cartel-de-madera-que-dice-no-molestar

4) La heladera puede ser un problema

¿Te pasó de abrir la heladera pensando en el yogurt que compraste ayer y darte cuenta que “desapareció”? Esta puede ser una escena común si no definen algunas reglas relacionadas a la comida.

Es necesario establecer qué será de consumo colectivo y cuáles serán los alimentos exclusivos de cada compañero. Si todos van a comer juntos, algunos artículos pueden ser compartidos, pero si no, es importante que cada uno tenga su espacio en la heladera y la despensa.

mujer-sostiene-un-plato-en-la-cocina-con-croissants

5) Las visitas necesitan ser de común acuerdo

¿Tu compañera tiene novio y se pasan los fines de semana instalados en las áreas comunes del departamento? ¿O tenés alguno de esos amigos a los que les encanta quedarse todo el día en tu casa? Ese tipo de visitas tiene que ser preestablecida, porque al tratarse de un espacio compartido, entra en juego la cuestión de la privacidad.

pareja-desayuna-en-la-cocina-de-casa


Es necesario saber lo que el otro piensa de estas visitas y tener un poco de sentido común: si tu compañero se tiene que levantarse muy temprano a trabajar, no te quedes con amigos en la casa hasta tarde.

6) ¿Cómo definir lo que cada uno gasta de electricidad?

Las cuentas pueden ser el detonante de muchas peleas, por eso es importante estar pendiente. Si uno de los cuartos tiene aire acondicionado y el otro no, por ejemplo, eso tiene que reflejarse en la repartición de los gastos comunes. Los pequeños detalles hay que establecerlos, para que nadie se sienta perjudicado a la hora de pagar.

mano-cambia-lamparita-en-velador-azul

7) El uso del lavadero

El lavadero también tiene sus reglas. Nada de lavar la ropa y dejarla en el tender durante una semana, porque los otros compañeros también tienen que lavar. Además, la limpieza de los propios artículos de limpieza, como trapos, paños o cepillos, también tiene que ser responsabilidad compartida.

tender-con-sabanas-blancas-y-ganchos-de-ropa-de-colores

8) Recordá: ¡no todo amigo en un buen roommate!

Citamos acá muchos detalles que parecen banales, pero que si se repiten en la cotidianidad de una casa pueden generar discusiones. También es importante recordar que no por ser amiga esa persona va a ser la mejor roommate para compartir un departamento con vos.

mujer-bebiendo-vino-sentada-en-una-mesa

A veces una amistad de larga data puede terminarse cuando los amigos se van a vivir juntos, por eso es importante pensar si tu vínculo está listo para esa experiencia. Es importante que ambos estén en la misma página en relación al tipo de convivencia, para que no haya frustraciones o roces innecesarios. ¡Pensá bien tu elección!

¿Este artículo ha sido útil para usted? No
Publicidad Publicidade Home