Presentado por:

Electrolux

Trucos para organizar la cocina

Si hay algo que nunca sobra en este ambiente es el espacio de guardado. Pero incluso cuando es limitado, existen formas de ingeniárselas para lograr una cocina organizada.

24/01/2020

Se dice que puede decirse mucho de una persona con solo mirar el segundo cajón de su cocina. Y es que allí es donde suelen ir a parar todos los pequeños objetos y utensilios sin un criterio definido: tickets de descuentos, velas de cumpleaños, repuestos de electrodomésticos, pilas y cubiertos en desuso son apenas algunas de las categorías que podrían aparecer al abrirlo. Y aunque este es un dato común para un sector especial, la verdad es que la cocina es un espacio donde suele proliferar el desorden. Ollas, utensilios y vajilla conviven en una armonía frágil, y basta comprar un objeto extra para que se desate el caos. Por eso, aquí te dejamos algunos trucos fáciles para lograr una organización envidiable en tu cocina. 

Utensilios de madera organizados

Antes que nada: sacar lo que no se usa

No sirve de nada estar moviendo de un lado a otro algo que en el fondo sabemos que no vamos a utilizar jamás. Por eso, antes de cualquier orden, lo vital es hacer una buena revisión y desprenderse de todo aquello que no sirve o ya no queremos. Tazas con un asa rota, platos cachados, utensilios que no funcionan o cualquier otro ítem en desuso no merece ocupar lugar en tu cocina. ¡Pensá que ese espacio puede ocuparlo algo que realmente te sirva!

Utensilios almacenados en cajas de cartón

Vivan los frascos

Los frascos grandes de vidrio no solo sirven para almacenar ingredientes como harina, azúcar y arroz, sino que además nos liberan de los envases que pierden, ¡y quedan lindísimos como decoración! Cualquier estante, marco de ventana o costado de la mesada puede servir para ubicarlos y tenerlos siempre a mano al momento de cocinar. También pueden considerarse versiones más chicas para ubicarlos dentro de la despensa y así evitar los paquetes abiertos y luego sujetos con ganchos, que siempre corren riesgo de volcar. Eso sí, cuidá de ponerles etiqueta para no confundirlos. 

Comestibles y granos guardados en frascos de vidrio herméticos

Lo más en uso, a mano

A la hora de acomodar tu vajilla, tené en cuenta que los platos, vasos y cubiertos de uso diario son los que deberían estar más a tu alcance. Otros elementos, como vajilla más formal o fuentes, por ejemplo, pueden ubicarse en estantes más altos o alejados. Para aquello de uso diario incluso podés considerar ubicarlo cerca de donde solés comer, para que sea más cómodo poner la mesa. 

Utensilios de cocina de madera y silicona.

Electrodomésticos ordenados

A veces la elección misma de los electrodomésticos puede ayudar al orden de la cocina. Ciertas heladeras, por ejemplo, están mejor compartimentadas que otras, y así facilitan la tarea. Es el caso del modelo DFN3500B de Electrolux, que no solo cuenta con contenedores separados para frutas y verduras, sino que además tiene un freezer dividido en dos estantes con un espacio para lo que necesita estar “extra frío”. Tener esta categorización ya seteada puede ayudar mucho al momento de almacenar los alimentos. 

Cocina con pared de ladrillo y electrodomésticos organizados.

En cajas

A veces nos encontramos con cajones que, dada la enorme cantidad de cosas que pueden almacenar, se embarullan enseguida. Para esos casos, la solución es ubicar cajas que puedan compartimentar el espacio. Así, una puede sostener los utensilios chicos (abrelatas, destapadores, cucharas medidoras, etc.) y otra los más largos (espumaderas, cucharones, pinzas de pasta, etc.). Esto también puede ser útil para ubicar los condimentos con los que se suele cocinar, como aceite, sal o vinagre, poniéndolos en algún ropero junto a las hornallas o directamente sobre la mesada. Así se evitará que se caigan y derramen. 

Cajones con macetas organizadas

Doble uso

¿Tenés muchos elementos de vajilla que te parecen divinos pero usás poco? Ponelos a la vista y que sirvan tanto de decoración como de organización. Una linda jarra puede sostener cucharones y espátulas, un pie de torta puede convertirse en frutera y una ensaladera puede almacenar cebollas y papas. Cuando la creatividad y la funcionalidad se juntan, el resultado puede ser increíble. 

Gabinete con platos organizados

Organizá las tapas

Algo que molesta mucho a la hora de guardar las ollas son sus tapas, que dificultan apilarlas. En el mercado se venden distintos modelos de organizadores para sostenerlas en pie; tal vez el más útil sea el que puede colgarse de la puerta de algún armario, ya que además aprovecha el espacio vertical. 

Utensilio para organizar las tapas de las ollas

Bendito espacio vertical

Sí, este sector es en sí mismo un punto aparte. En general en desuso, permite aprovechar hasta el último rincón de tu cocina ubicando colgadores y estantes que te hagan desagotar la mesada y ubicar todo aquello que ya no tiene lugar en tus cajones y roperos. Hasta la parte de atrás de la puerta de entrada puede ser un sector apto para colgar y liberar espacio. Y así, casi sin darte cuenta, también vas a estar añadiendo un toque decorativo a tu cocina. 

Gabinete vertical

¿Este artículo ha sido útil para usted? No
Publicidad Publicidade Home